DOCTOR SANTOS RODAS

FIBROMA CONDROMIXOIDE

 

El fibroma condromixoide es un tumor benigno infrecuente de origen cartilaginoso, que aparece en individuos jóvenes y se desarrolla generalmente en huesos largos. Su localización es metafisaria y excéntrica, y su aspecto es lítico, regular, redondeado u ovalado. Su diagnóstico exige una biopsia, incluso en las formas de aspecto típico. El principal diagnóstico diferencial debe establecerse con el condrosarcoma, en particular el mixoide, cuya discriminación histológica puede resultar difícil. El tratamiento debe ser conservador y consistir, en la medida de lo posible, en una resección económica o un legrado enérgico, teniendo en cuenta que el riesgo de recidiva local es elevado cuando la extirpación es incompleta.

 

Jaffe y Lichtenstein, en 1948, describieron que el fibroma condromixoide era el tumor benigno de origen cartilaginoso menos frecuente. En los Estados Unidos, esta lesión representa menos del 1 % de los tumores óseos primarios y aproximadamente el 2 % de los tumores benignos de hueso. Salzer-Kuntschik, señaló que hasta 1965 se habían publicado solamente 136 casos con esta lesión en las literaturas científicas. Hasta el año

2000, se registra un reporte de 500 casos aproximadamente en este tipo de publicación

El fibroma condromixoide se presenta en mucho de los casos en los pacientes mayores de 30 años, con un pico de incidencia entre la segunda y tercera década de vida, sin predominio de sexo. Aunque según Schajowitz y Feldman, en su serie constataron un predominio del sexo masculino, con una relación de 5:1. 2,7-12

Aunque en algunos casos el tumor se presenta de forma asintomática; generalmente el dolor leve intermitente está de manifiesto y algunos refieren aumento de volumen de la zona afectada.12

Feldman,12 reportó que el 32 % de estas lesiones ocurre en la metáfisis proximal de la tibia y el 16,5 % en el fémur; el caso que se presentó se detectó en la diáfisis de la tibia.

Los sitios donde menos se presentan son: pelvis, peroné, calcáneo y los metatarsianos.

Sin embargo, el sitio más común en encontrarlo, es en cualquier lugar de la rodilla. 3,8- 9,11-13

En el estudio radiológico en huesos largos se aprecia una imagen oval o redondeada de rarefacción céntrica y metafisaria, con un contorno externo como una fina cáscara de hueso reactivo y un contorno interno de borde festoneado e irregular.

En cuanto al tratamiento, diversos autores coinciden con la resección en bloque, dada la tendencia a la recidiva del tumor después del curetaje. Incluso al cabo de 19 años de evolución después de la intervención quirúrgica, se han reportado en los pacientes más jóvenes recurrencia a las lesiones de tipo mucinoide. Por suerte, no se han encontrado casos de transformación maligna. 1-2,5-6,14-16

Es importante tener en cuenta el diagnostico diferencial con el quiste óseo aneurismático, el condroblastoma benigno, la displasia fibrosa, el encondroma y el tumor de células gigante.17

Se concluye, que el fibroma condromixoide es un tumor raro de los huesos y la diáfisis de la tibia es un sitio poco frecuente. Sin embargo, este diagnóstico debe ser considerado en caso de presentarse una lesión atípica de la diáfisis.

  1. Salzer M, Salzer-Kunstchik M. Das chondromixoidfibrom. Langenkecks Arch Klin Chir. 1965; 312: 216-31.

  2. Schajowitz F. Fibroma condromixoide. En: Tumores y lesiones seudotumorales de huesos y articulaciones. Buenos Aires: Panamericana; 1981. p. 161-9.

  3. White PG, Saunders L, Orr W, Friedman L. Chondromyxoid fibroma. Skeletal Radiol. 1996; 25: 79-81.

  4. Singh JP, Shrimali R, Garg L, Setia V. Chondromyxoid fibroma of humerus. Ind J Radiol Imag. 2002; 12(4): 531-2.

  5. Rouvillain JL, Jouanelle A, Delattre O, Pascal H, Catonne Y. A propos of case of chondromyxoid fibroma of the talus. A review of the literature. Rev Chir Orthop Reparatrice Appar Mot. 1997; 83(4): 372-7.

  6. Dahlin DC. Bone tumors. 2da ed. Springfield: Charles C. Thomas;1967.

  7. Baron RL, Galinski AW, Vlahos M, Heiring M. Chondromyxoid fibroma. J Am

    Podiatr Med Assoc. 1996; 86(5): 212-6.

  8. Durr HR, Lienemann A, Nerlich A, et al: Chondromyxoid fibroma of bone.

    Arch Orthop Trauma Surg. 2000; 120(1-2): 42-7

  9. Krauspe R. Chondroma, chondroblastoma and chondromyxoid fibroma.

    Orthopade.1995; 24(1): 29-36.

  10. Muller-Miny H, Erlemann R, Roessner A, Wuismann P, Reiser M. The x-ray

    morphology of chondromyxoid fibroma. ROFO Fortschr Geb Roetgenstr

    Nuklearmed. 1989; 150(4): 390-4.

  11. Ralph LL Chondromyxoid fibroma of bone. J Bone Joint Surg. 1964; 44: 7-24.

  12. Feldman F. Chondromyxoid fibroma. In: Ranniger K (ed). Bone tumors. Berlin:

    Springer-Verlag. 1977. p.158.

  13. Mulder JD, Schutle HE, Kroon HM, Taconis WK. Radiologic atlas of bone

    tumors. Amsterdam: Elsevier; 1993. p.475.

  14. Danielsen B, Ritzau M, Wenzel A. Recurrence of chondromyxoid fibroma: a

    case report. Dentomaxillofac Radiol. 1991; 20(2): 65-7.

  15. Kreicbergs A, Lonbquist PA, Willems J. Chondromyxoid fibroma. A review of

    the literature and a report on our experience. Acta Pathol Microbiol Inmunol

    Scand.1985; 93(4): 189-97.

  16. O'Connor PJ, Gibbon WW, Hardy G, Butt WP. Chondromyxoid fibroma of the

    foot. Skeletal Radiol. 1996; 25(2): 143-8.

17. Zillmer DA, Dorfman HD. Chondromyxoid fibroma of bone: thirty-six cases with clinicopathologic correlation. Hum Pathol. 1989; 20(10): 952-64.

 


 

 

DOCTORALIASECOTsociedad andaluza de traumatologia Grupo Español de Investigacion en Sarcomas

 

Copyright © Dr. Aurelio Santos Rodas 2013. All Rights Reserved.

 


dmoz.org